Saltear al contenido principal

DISTRITO 362

A veces la experiencia propia te ayuda con el diseño del proyecto en cuestión.
Hace unos años entramos en contacto con un nuevo deporte, el Crossfit, y poco a poco hemos ido aprendiendo mucho de su funcionamiento.
Llegado el momento nos propusieron realizar el proyecto de un nuevo local con unas condiciones envidiables para cualquier centro deportivo, y con algún detalle que se debería resolver.
El local tiene una gran fachada de vidrio que permite la visión desde el exterior de casi todo el espacio interior. En el acceso se dispone el mostrador de atención al cliente y una pequeña zona de tienda. A partir de este espacio encontramos unas rampas que distribuyen los espacios, una bajada al gran espacio de entreno y una subida a una entreplanta para clases de menor tamaño.
La gran zona de entrenamiento tiene techos muy altos y mucha luz natural, por lo que se proyecta utilizar colores oscuros que combinen con el suelo de caucho.
Para las paredes necesitaban un material resistente que permitiese un entrenamiento contra ellas, por lo que les propusimos forrarlas con tableros de Viroc, que además tiene un acabado industrial y distinto en cada uno de los tableros.
Al tener mucha altura se descolgaron unos perfiles que iluminan la zona de entrenamiento, con esto se consigue la sensación de que el techo no está tan alto sin perder la sensación de amplitud que se tiene, y sin perder la visión desde el exterior. Para completar la iluminación se usan apliques y focos que dan una luz indirecta.
El proyecto trató de unir funcionalidad con elegancia.
Volver arriba