Saltear al contenido principal

MS ROBINSON

La cocina de una casa se convierte en un obrador de pasteles donde también puedes degustarlos.
Un bajo en la entrada del Casco Vello de Vigo se habilitó para crear tartas y pasteles caseros, originales y personalizados. Quisimos exprimir al máximo la superficie disponible, el local tiene dos plantas, la de acceso que es donde puedes ver toda la actividad de la preparación de los pasteles con un espacio para tomar un café y probar alguno de ellos. En la planta superior queda espacio para almacenaje y cómo no ocupa toda la planta da un juego de alturas que se aprovecha en la entrada a la tienda.
Tiene una pequeña fachada por lo que la propuesta de diseño del interior buscó colores claros y vivos, el blanco para dar luz al local y el verde como punto de atención.
Para enfatizar la sensación de hogar se optó por integrar elementos en madera que diesen calidez al espacio. Las encimeras en pino vaporizado son el lugar de trabajo para la elaboración de todas las delicias que prepara. Una luminaria diseñada a medida ilumina una de estas encimeras, de forma que no se crean sombras en este espacio que tiene poca altura
 El mobiliario recuerda a las sillas y mesas de jardín, muy cómodas y ligeras, sin cargar de muebles el espacio.
Volver arriba