Saltear al contenido principal

LA CANDELA

Un restaurante fresco y dinámico en el centro de Vigo.
La morfología del local se prestaba a crear diferentes ambientes.
La gran fachada debía ser un escaparate que llamase la atención al pasar por delante y sirviese como reclamo para invitar a todos a entrar y disfrutar del restaurante.
Desde la fachada podemos ver el primer espacio, una estancia muy dinámica que permite sentarse a grupos o parejas en la misma mesa debido a su forma geométrica.
Justo al entrar nos encontramos una gran barra forrada en madera y con una trasera con paneles japoneses, que combina la misma madera con papel de pergamino, con luces de colores para jugar con ellas dependiendo de la sensación que sé quiera dar en cada momento.
Unas cabañas de madera a un lado del pasillo tienen mesas donde comer en grupo y en una de ellas se da toque especial con unos columpios.
Al otro lado del pasillo hay un espacio con el techo más bajo y se potencia este juego de alturas descolgando unas cuerdas decorativas, que marcan una zona de sofás para tomar algo en un ambiente más relajado.
Desde el primer momento, los dueños del restaurante querían tener un reservado para hacer reuniones o comidas con un cierto grado de privacidad. Para ello se eligió este espacio como el indicado para este cometido. Como no siempre si iba a utilizar como reservado, se propuso hacer un cierre que permitiese su apertura mediante unas lamas que giran, para hacerlo parte del resto del restaurante y así disponer de más mesas en el día a día.
Por último, con el mismo detalle de diseño que el resto del restaurante hay una sala de comedor mesas altas cubiertas por hojas elaboradas en chapa de hierro artesanalmente.
Volver arriba